Indivual vs Colectivo

Posted on 17 junio, 2011 por

0


Debate “in albis”, de esos que subyacen y necesitan tiempo y calma, pero pasos firmes en pos de ello. De momento, se ha ido dando en pequeños grupos presenciales y virtuales. Es algo lógico si además tenemos en cuenta los datos extraídos del último sondeo de Metroscopia y que García Salazar cita en su artículo “¿qué futuro político podemos construir? (15M y 22M)?”. Cito literal:

La crítica explícita e implícita a partidos y sindicatos expresada por el movimiento del 15 M manifiesta con gran riqueza de lenguaje y de símbolos la baja confianza institucional en éstos expresada por la mayoría de los españoles, según puede verse en el estudio de Metroscopia, Pulso de España 2010.
En este estudio se pregunta por el nivel de confianza en 28 instituciones y grupos sociales.
Los sindicatos se sitúan en el puesto 26 y los partidos en el puesto 27; sólo las multinacionales (puesto 28) generan mayor desconfianza.
Partidos y sindicatos sufren una grave arterioesclerosis y son incapaces de innovar la acción política y sindical.

Ese es el caldo de cultivo que tantos desmanes, atropellos y pagos silenciosos han conseguido sembrar en la ciudadanía. De aquellos barros, estos lodos.

Ahora bien, para el que escribe, una cosa son las personas y otras las estructuras. Es muy fácil ser cómplice de un sistema que tiende al individualismo, al tener por encima del ser y que profundiza en esa idea de “sálvase el que pueda”. Pero claro, viendo lo que vemos, presidentes corruptos votados democráticamente o monetarios que hacen uso y abuso de su cargo, y poderes imperialistas que niegan el pan y someten al olvido más absoluto resoluciones internacionales, tampoco es de extrañar, que la coherencia personal quede en casa y se cambie por un buen puñado de billeteros.

Y en esas estamos, dispuestos a seguir adelante con una movilización que buscará desde la calle los cambios. Llegando a afirmar que nada de lo que existe vale, que como decía el poeta “todo está por inventar” y que las presencias sólo pueden ser individuales. Como dice Mayor Zaragoza, apuesto por la (R)evolución, por un cambio darwiniano que no sea un tifón que arrasa con todo y que permita sobrevivir aquellas estructuras necesarias para el bien común. ¿o es que imaginamos que un “Pacto del Euro” que deja más desnudos a los trabajadores se podrá hacer mejor sin sindicatos? ¿cómo vamos a pelear los contratos salariales y las vejaciones empresariales? Uno a uno, en el despacho de nuestro jefe, sudando mientras escuchamos sus desatinos y su presión constante, para convencernos de que la empresa irá mejor si ya no tenemos agujeros del cinturón para poder sujetarnos el pantalón.

Lo hemos oído en varias Asambleas, las mejoras de las condiciones de trabajo se han ido consiguiendo a base de personas, estructuras que se han dejado la piel —literal— en esa utopía. No lo tiremos por la borda, por favor. Al menos, debatámoslo.

Organizaciones como Attac, Intermon Oxfan o Amnistia Internacional  por citar algunas nada sospechosas de vivir de Papa Estado, se han sumado desde el principio a Democracia Real Ya, germen del que nace #15m, aunque ahora esté en entredicho por muchos y por una serie de acusaciones que cruzan la internet. No entraré en este debate, me faltan datos; sólo aporto una consideración: su consenso de máximos sigue en la web y me considero más heredero de él que del consenso de mínimos que cierra la puerta a “pedir la luna, ahora que ya tenemos el #sol”. Esta ®evolución será global, o no será.

El primer valiente —a título personal, con prestigio y ya apartado de la política activa— fue Anguita, lo dejó claro en su maravillosa editorial “Son los nuestros”:

Creo, como comunista organizado, que nuestra militancia comunista exige de nosotros, y a título personal, enrolarnos, comprometernos y engrosar sus filas sin más soldada ni recompensa que la gratificante sensación de que volvemos de nuevo a galopar hacia Utopía.

Luego aparecieron más apoyos, sumidos en el debate interno de grupos y asamblea que ya teníamos en #acampadaxixon. El comunicado de la avv del Polígono interpela nuestra postura a la hora de contar o no con ellas en los Barrios. La politización de las mismas, en las que el PSOE desembarcó hace años, nos echa para atrás. Incluso sin logo, aprovechándonos de su entramado social, tampoco es algo que se acabe de digerir. Tenemos miedo a los “trolls”, miedo a que desvirtúen nuestra imagen, pero somos capaces de sentarnos en la mesa con el Teniente Alcalde de Gijón a servirle en bandeja, su apoyo indignado a nuestra causa; cuando se es cómplice de pertenecer a uno de los dos partidos que más indignación ha sembrado entre nosotros. Criterios y protocolos son necesarios, pero sin miedo y sin pausa. Desde la construcción y las ganas de descubrir que nuestros planteamientos son compartidos por muchos, desde la certeza de que también hay gente dormida en esas estructuras y que igual somos nosotros el aguijón que les pinche para poder saltar como la rana de la pota.

Ayer, un grupo de sindicalistas de CCOO hacían una crítica hacia dentro, asumiendo su pésima gestión en la última reforma laboral y apoyando nuestro movimiento.

El movimiento 15-m es y puede ser muchas cosas. Si bien los que aquí participan no son nuestros este movimiento es de los nuestros. Es un movimiento que debemos apoyar, acompañar, y con el que debemos colaborar, sin ninguna tentación de arrogarnos y apropiarnos nada.

Es necesaria esta crítica, una refundación interna de esas estructuras a la par que nosotros también debemos ir avanzando en debatir y consensuar cómo nos debemos relacionar con el resto de la sociedad, con la individual y la colectiva.

Viendo las imágenes de Cayo Lara en el acto para impedir el deshaucio en Madrid, es más evidente lo que digo. Un portavoz con megáfono defendiendo que el líder de IU estaba allí a título personal, igual que había estado en otras movilizaciones del #15m, y otro grupo tratando de “bautizarlo” al grito de “no nos representas”. Como el debate se ha producido pero no ha generado consenso, queda a la interpretación de cada uno. Conozco el programa de IU desde hace muchos años, muchas de sus líneas programáticas coinciden con nuestras reivindicaciones. Y no estoy pidiendo el voto ¡conste!, pero si alguien tiene derecho a estar allí son los militantes de IU. ¿o es que los líderes no pueden estar porque desvirtúa? Cayo Lara es quien es y no puede dejarse su piel en casa para aparecer transfigurado.

Ojo, quiero puntualizar antes de terminar —igual lo tenía que haber hecho al principio— que esta reflexión sólo pretende generar debate, ayudar a que vayamos viendo la necesidad de plantear esos criterios desde los que enjuiciar la realidad y llegar a consensos de cómo #acampadaxixon tiene que relacionarse con el resto de organizaciones sociales que existen en nuestra ciudad. Necesaria para el que escribe, en pos de buscar un éxito estructural de nuestras reivindicaciones.

Artículos completos citados en esta reflexión:

“¿qué futuro político podemos construir? (15M y 22M)?”, Rafael Díaz Salazar

“Son los nuestros”, Julio Anguita.

Tomemos la calle nosotr@s también“, Sindicalistas por el #15m

 

 

 

Anuncios
Posted in: opinión