Indignación antiaérea (el manifiesto)

Posted on 11 julio, 2011 por

2


Como ya sabréis, el 31 de Julio, dentro de tres semanas, se celebrará el VI Festival Aéreo “Ciudad de Gijón”.

Consideramos que este tipo de eventos, presentados ante la ciudadanía como atracción turística, enmascaran en realidad actos de propaganda de los ejércitos y las fuerzas militares para mejorar su imagen pública y disminuir la percepción negativa que de ellos tiene la sociedad.
Solicitamos que el Ayuntamiento de Gijón se oponga a la realización de eventos de carácter militar en la ciudad de Gijón y trabaje en pos de una sociedad libre de ejércitos.

Éste es el texto de la adhesión que solicitamos que firmes dejando tus datos en la web creada por la Codopa, Coordinadora Asturiana de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo del Principado de Asturias. Allí encontrarás el formulario.

También puedes unirte al evento en facebook que se ha creado. Así podrás enviar invitaciones a tus amigos y colaborar en la difusión de esta campaña de protesta y sensibilización.

Aquí tienes el Manifiesto completo.

Descárgatelo, léelo, compártelo, imprímelo, difúndelo.

Hemos querido destacar de él algunos de los párrafos más “jugosos”:

  1. La atracción que supone la observación de acrobacias o de alta tecnología se usa como excusa para acercar a la sociedad el poder militar del Estado español, tratando de convencer al público de que las armas no son tan peligrosas y que son necesarias para defender la paz.
  2. Algunos de los aviones que surcaron en ediciones anteriores el cielo gijonés para deleite de la ciudadanía y visitantes, hoy sobrevuelan Libia en una intervención militar en la que al menos 2000 salidas de aviones OTAN culminaron en bombardeo.

Y no vamos a entrar a valorar el apartado económico que, en tiempos de crisis, nos parece obvio. Los datos son éstos: Presupuesto del ayuntamiento: 38.500€, que son 6.000€ más que el año pasado. Y a eso hay que añadir otro tanto que aportan Cajastur y otras entidades privadas, a cambio, como es lógico, de inundar de publicidad el evento.

Otra vez se va a llenar el cielo de Gijón de pajarracos de acero.
El 31 de julio nos sobrevolarán cazas, helicópteros y demás mandanga militar.
No nos gustan las armas ni que jueguen con ellas por encima de nuestras cabezas.

Si la buscas en Google, podrás encontrar la web oficial del festival (también hay dinero municipal para eso), que este año publica un texto que habla: del número de espectadores de otras ediciones, de la historia de la aviación, de los participantes que son unos auténticos campeones, del carácter internacional del evento, del centenario del primer festival, bla bla bla… Y, como confirmación a las afirmaciones del Manifiesto, también podemos encontrarnos este párrafo esclarecedor:

“En su política de austeridad obligada, el Ejército del Aire limita la participación de sus unidades de exhibición a dos patrullas por cada Festival Aéreo y, teniendo en cuenta que en 2009 faltó a la cita la PAPEA y en 2010 la ASPA, le toca el turno este año de ausentarse de Gijón a la Patrulla Águila. Pero además en esta ocasión por la aportación de aeronaves a misiones especiales de paz o de exclusión aérea y por disposición de la logística y plan económico de las fuerzas aéreas, los aviones de exhibición, ya los F-18 o los Eurofighter (que acaban de cumplir las 10.000 horas de vuelo), también estarán ausentes.”

Entendemos, por tanto, que están destinados en Afganistán o Libia, tal y como recoge el manifiesto. Lamentable.

También comentan en el texto de la web oficial del festival, de forma jocosa, que este año habrá menos ruido:

“… los vuelos de las aeronaves participantes no afligirán a gallinas, perros o caballos –y en factor positivo a ciertos enfermos- que en ocasiones anteriores respondían nerviosamente al estruendo de los aviones supersónicos.”

Anteponen en el texto a las gallinas y demás animales, muy afligidos ellos, con el fin de arrancarnos una sonrisa. De esta manera atenúan el efecto que produce pensar en “ciertos enfermos” sufriendo durante la exhibición. Indignante.

Quisiera añadir, a título personal, que mi hijo (que no está enfermo) tiene fobia al ruido que producen los aviones a reacción, ‘los cazas’ dice él. Tensa todo su cuerpo, tiembla y se tapa los oídos cada vez que pasa alguno. Y permanece así, incluso cuando los sobrevuelos ya han terminado. Luego, durante varios días, cada vez que escucha un sonido o un comentario que le puedan recordar a los cazas, vuelve a empezar.

Hace varios años, uno de estos festivales nos pilló por sorpresa en la playa. Pensé que le iba a gustar, muy a mi pesar, pues ya se sabe el impacto positivo que suelen producir este tipo de eventos en los niños. Pues NO, todo lo contrario.

Por eso, solemos irnos el domingo de marras, el día de la exhibición, y pasamos esa jornada lejos.

Pero como las pruebas previas suelen ser de jueves, de viernes o de sábado… Resignación. Volveremos a escuchar (una y otra vez) sus preguntas cargadas de angustia:

– “Papá, ¿van a volver los cazas?”

– “No, cariño, tranquilo, este año ya se acabó”.

Por último, no quiero pensar en la catástrofe que podría ocasionar el accidente de uno de esos aviones sobre edificios de Gijón. Aunque no se puede descartar. Ya ha ocurrido en otras ciudades alguna vez. Hace 9 años en Kiev murieron 78 espectadores, por ejemplo.

¿Se cumplen para este festival aéreo todos los requisitos que regula el Real Decreto 1919/2009, de 11 de diciembre? ¿Aseguran la total seguridad del evento? No sabemos si esos documentos son públicos (deberían). En caso de que lo sean, te invitamos a que, si tienes tiempo y ganas, profundices en el tema, los repases y denuncies cualquier irregularidad.

Deseamos que se suspenda el dichoso festival. O que este año sea su última edición. No lo olvides:

  1. Firma la adhesión al manifiesto, por favor.
  2. Dale difusión a través del evento de facebook enviando invitaciones a tus amigos.

Anuncios
Posted in: convocatorias