Una Democracia muy viva

Posted on 28 julio, 2011 por

0


Llevo días intentando expresar lo vivido este finde (23J) en Madrid. No encontraba la forma de hacerlo y ya se sabe… las noticias pierden frescura y luego parece que ya no tiene sentido escribir de acontecimientos pasados con otros más frescos encima de la mesa.

Así que trataré de contextualizarlo en todo lo que me pasa por la cabeza estos días.

Dice hoy Begoña Huertas —en su artículo de opinión en Público— hablando del #15m y de la visita improvisada al Pueblo del Nobel de Economía que “no es tanto lo que dijera como el hecho de que fuera allí a decirlo. Igual que no se trata estrictamente de lo que consiga o no consiga el Movimiento 15M. Se empieza a hablar de lo que realmente ocurre. La cura ha comenzado”. Ayer lo hablaba con un amiguete —fiel seguidor y militante de esta (r)evolución— “hemos despertado, el #15m ha conseguido en poco más de dos meses, que en este país se empiece a hablar de lo que nos importa”. Y con una hondura y profundidad que por muchas puertas que se cierren, las del Parlamento, las de los medios de comunicación,… no será fácil ni de pararlo, ni de contentarnos con un par de caramelos con sabor a cierta concesión facilona.

No son tiempos fáciles para poder leer lo que está ocurriendo. Ante noticias como la del Banco de Santander , uno podría pensar que los “malos” se reconvierten. Nada más lejos de la realidad. El lobo se disfraza de cordero, dicen en la PAH. A seguir haciendo leña del árbol caído y a tratar de disfrazar acciones que sólo van en su propio beneficio, porque además, no podemos olvidar, que si nos ponemos de uñas y hacemos un llamamiento general a la insumisión igual el negocio se va a la quiebra total.

Escuchando a Coy y Mayoral (charla sobre la PAH) en el stand #15m de la Semana Negra, va quedando claro que España empieza a ser una olla a presión, que ciertos derechos, de no darse de forma pacífica por parte de los gobernantes, mucho me temo arrancarán versiones diferentes del #15m. Y lo constato no como una amenaza ¡Dios me libre! sino como una vía válida para conseguir torcer el rumbo de las cosas.

Otros van tomando la senda parlamentaria, con mucha crítica y espero que respeto. Es algo latente desde los primeros días y no podemos negar la posibilidad de que, desde dentro del #15m, haya quien quiera ganar esta batalla en las urnas directamente representadas. Me parece un desatino porque, aunque nos empeñemos en gritar que somos apartadistas como movimiento, no lo somos como personas. De hecho, hay bastante gente participando en esta nuestra (r)evolución que lo hace llamado desde la militancia a ciertos partidos. Y eso es innegable y no va a cambiar el voto de la gente, por mucha plataforma política que se derive del #15m.

Otro problema más acuciante si cabe es la organización interna que tenemos, las dificultades para llegar a todo y el cierto cansancio interior que muchos sufrís. Eso ha llevado a leer ciertas renuncias personales, muy válidas que, por puro agotamiento, han ido cayendo estos días. Es algo preocupante, esperemos que unas merecidas vacaciones insuflen nuevos aires y ganas de seguir trabajando. Pero, mientras tanto, es necesario ir repensando lo que pasa dentro. Dos asambleas semanales, más la de Barrio, más grupos de trabajo —algún día también habrá que aclarar que merece la pena que siga y qué mantiene sólo el nombre sin funcionamiento detrás— no deja tiempo a pararse a pensar, desanima a la gente a la hora de implicarse y además no nos está haciendo ser operativos. O no todo lo que queríamos, porque en honor a la verdad, Julio ha sido un mes de mucho trabajo y de mucho éxito. Así lo pienso. Todo el curro que se está haciendo por informar y participar en el tema Desahucios, el apoyo a las mujeres currantes del Mercado del Sur, la enorme presencia en espacio y sobretodo en contenido de la Semana Negra, la Marcha Indignada,… ¡menuda capacidad de trabajo y de militancia!

#Solrenace era el hashtag del finde. Pero no es cierto, es que nunca se había ido. Podemos dar más o menos que hablar, hay motivos políticamente correctos que pueden entrar —con más o menos fidelidad— en las agendas de los periódicos, pero la lucha sigue viva, “de norte a sur, de este a oeste, cueste lo que cueste”. Y en este sentido, debería de formar parte de este trabajo de introspección colectiva (Ternura) tener un plan de comunicación que nos permita dar pasos hacia el exterior sin generarnos gastroenteritis aguda al ver los reflejos en los medios.

En Sol me encontré ganas, discursos, gente que preguntaba y gente que respondía, respeto e ilusión por cambiar las cosas. Y sobre todo, bien común, algo que ya hace tiempo se ha borrado de las agendas políticas de este país y que no debemos nunca olvidar. Como ni Chusa, ni yo, olvidaremos haber formado parte —tan sólo unos Kms— de la #marchanoroeste. La entrada en Sol bajo la pancarta que rezaba “Bienvenida, Dignidad” ha sido uno de los momentos más fuertes e intensos que he vivido en mis 43 años.

Todo está por inventar.
Todo en España es anuncio.
Todo es semilla cargada de alegría floreal.
Todo, impulso hacia un mañana
que podemos y debemos dar a luz y hacer real.
(Gabriel Celaya)
Anuncios
Posted in: opinión, video