Apuntes sobre “la crisis y los nuevos movimientos sociales”

Posted on 7 octubre, 2011 por

0



Más que interesante la charla de ayer, organizada por la Sociedad Cultural Gijonesa. Prometieron más para este mes, José Coy y Willy Toledo —acaba de sacar un libro “Razones para la rebeldía” al que tengo que hincarle el diente más pronto que tarde—. Bien, ayer, Carlos Martínez (ATTAC, Mesas de Convergencia Ciudadana) presentó de una forma amena y muy pedagógica el estado actual de este mundo “post-globalizado”, el porqué de esta crisis que arranca mucho antes de lo que creemos, la cronología histórica de los nuevos movimiento sociales y una serie de pistas y claves para la esperanza.

Tomé nota como pude, por vago y no sacar la libreta, en el propio teléfono y lo que ahora escribo estará lleno de errores y ausencias. Así todo, creo que, para situarnos, valdrá y, sobretodo, para demostrar algo que no acabamos de creernos: “este mundo se puede cambiar, este sistema se puede parar”, sólo tenemos que encontrar la forma de unión y saber leer y beber de la historia.

El primer escenario que Carlos presentó es el momento actual en que se encuentra el mundo. Es una crisis global, no fruto de la sub-prime (aunque la segunda apura) sino de una política neoliberal donde Reagan y Thatcher allá por los 80 tensaron el sistema ante la caída del comunismo. Se dijeron “ésta es la nuestra, demostremos al mundo que quienes mandan son los mercados, ahora que ya no hay contra que contrastar todo esto”.

Vivimos la era post-globalizada, la globalización está perdiendo fuerza al aparecer un montón de economías emergentes nacionalistas que están creando una clase media burguesa bastante desesperanzadora (Argentina, Colombia, Brasil, China of course,…).

Todas las grandes crisis se han resuelto con una guerra mundial y que lo llamáramos como queramos, pero ahora mismo —y desde hace tiempo— estamos viviendo una Tercera Guerra Mundial, que no se libra a modo de dos bloques enfrentados, sino que se combate en focos concretos de todo el planeta (Iraq, Afganistán,…).

Y ¿cómo ha ido el neoliberalismo —teología pura del capitalismo con dos mandamientos fundamentales: beneficio y dominio— ocupando todo el espacio actual? Ha ido “fulminando” enemigos que había que batir para convertirse en opción única:

1. Laminar a los sindicatos de clase (habló de Reagan y de los sindicatos aéreos).
2. El discurso de la izquierda transformadora, cercenado con su propia caída y con leyes que van denostando su poder en votos que no se traduce en representación parlamentaria (esto es cosecha mía).
3. La socialdemocracia europea. Se les hace ver que el mercado es lo que hay que defender. El estado de bienestar es inconcebible. ¿a qué suena? ¿a cierto partido con cuatro letras que las va perdiendo poco a poco? Pues sí.

Pero…

(y aquí encajan los nuevos movimientos sociales) … hay una resistencia humana a resignarse.
Hace 14 años en Seattle, se impidió que se celebrara un encuentro de la Organización Mundial del Comercio. Convocaban varias organizaciones a las que se sumaron pequeños empresarios —arruinados con las políticas de deslocalizacion industrial americana— Hace 14 años, nacen los nuevos movimientos sociales.

Luego, Carlos pasó a nombrar varios de ellos:

1- Foro Social Mundial (Movimiento de los Sin Tierra – Brasil / la Central Unitaria de Trabajadores / Attac)

2- Túnez y Egipto. Mucho universitario, caldo de cultivo ideal para una Revolución.

3- y en Europa…

  • Francia (pensionazo francés de 60 a 62 años, revuelta sindical y estudiantil. Huelgas en sectores: transporte terrestre, aéreo y las refinerías). De 9 decretos, Sarkozy sólo aprueba 2.
  • Irlanda. Flojo sindicalismo y mucha iglesia. No prospera.
  • Portugal. 130.000 personas en la calle, solo en Lisboa, camino de la segunda huelga general. Fuerza sindical y clase obrera.
  • Grecia. Es lo que nos espera tras el 20N. Nuestro laboratorio de pruebas para poder ver hacia dónde nos encaminamos cuando definitivamente el PP termine y concrete lo que el PsoE ha empezado.

Los planes FMI han acabado con los países. Argentina, víctima del FMI, acabó en “el corralito“.
La deuda española es una estafa. Apenas hay deuda pública, sino deuda privada comprada por el Estado (entre otros se menciona a Florentino Pérez).
Si con 5 millones de parados, hay que seguir ajustando, el ajuste pasará por largar funcionarios —35000 en Grecia— que son los únicos que mantienen el país con cierto nivel económico para invertir y gastar.

Europa es una parque temático. Las empresas se deslocalizan y se llevan al Tercer Mundo a explotar mano de obra y recursos del país. ¿qué nos queda entonces aquí? Sector servicios, zonas mineras completamente devastadas convertidas en casas rurales o espacios turísticos sin más.

Merkel sigue exigiendo más dinero para salvar a la Banca. Y a nosotros, ¿Quién nos salva?

¿Solución? Hay que poner de mala leche a la gente para que estalle. Y así empezó 15M.

Antecedente 15M. Huelga General 29sept. Con todo en contra, y la clase obrera tradicional. Hay nuevos sectores más precarios donde el sindicato no llega. Es un aliado que ni se puede despreciar ni apartar, hay que conseguir una confluencia de la clase obrera española y de los nuevos movimientos sociales. Es algo que ha ido ocurriendo en todas las revueltas que han tenido o están teniendo “éxito” (Túnez, Portugal, Grecia). Si ellos lo consiguieron, nosotros no vamos a ser menos.

Avanzó de nuevo por la valoración de la deuda, comparando Grecia y España. NO hay dinero para pagar la deuda.

  1. Los griegos tienen que dejar de pagar esa deuda.
  2.   Auditoria sobre la deuda. Separar la deuda pública de la privada (Florentino Pérez es uno de los pufistas que nos han incrementando esa deuda). Nombra a Pedro Paéz (Attac) que hace una auditoria a Ecuador. No sólo no debía dinero el país latinoamericano, sino que se le debía al pueblo peruano.
  3. Banca pública. Banco hipotecario e ICO de verdad.
  4. Soluciones impositivas fiscales. Invadir el Paseo de la Castellana e ir a por los bancos pequeñitos que no les suena a nadie.
  5. Política que invierta en gasto público.

Acabó —hasta donde estuve— defendiendo la Renta Básica como algo fundamental para la vida de las personas y ante las dificultades de encontrar trabajo y la mecanización de las empresas.

Lo dicho, una charla más que interesante, de esas necesarias para tener más claro tanto el panorama desolador ante el que nos encontramos, como las vías de esperanza que todos podemos hacer posibles.

Os dejo su entrevista en la La Nueva España.

Y con otra de Andy StoreyProfesor de Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad de Dublín y portavoz de Action of Ireland, que ayer estuvo en Gijón a la par y creo comparte bastante del planteamiento de Carlos Martínez.

Anuncios
Posted in: entrevistas